La evolución del precio en Castilla-La Mancha condicionará el mercado nacional de leche de oveja

El mes de marzo, habitual punto del año en el que se establecen los precios de venta de la leche de oveja durante la primavera, se está viviendo con cierta estabilidad en el caso de Castilla y León, comunidad autónoma líder en este sector y que aglutina más del 60% de la producción nacional.

Fuente: Oviespaña

El hecho de que las grandes industrias transformadoras hayan optado por establecer contratos anuales con la mayor parte de sus suministradores provoca que los precios de marzo se conozcan ya prácticamente desde comienzos de año.

Así, la cotización media puede situarse entre los 0,0616 euros (10,25 pesetas) y 0,0631 euros (10,50 pesetas) por grado de extracto quesero, es decir, la suma de los porcentajes de grasa y proteína. Aquellos ganaderos que se encuentran en el umbral más bajo de precios son los que han firmado que tendrán una mayor revalorización a partir del tercer trimestre del año, cuando la estacionalidad de la producción provoca que haya menos leche en el mercado.

Ante esta estabilidad en Castilla y León, los analistas prefieren centrarse en lo que puede ocurrir en Castilla-La Mancha. La fortaleza del sector, representada en la leche destinada a la DO Queso Manchego, se ha visto resentida en cierto modo en el inicio del año, ya que se ha bajado de 0,0925 euros (15,39 pesetas) a 0,0821 euros (13,66 pesetas) por grado de extracto, según la Lonja de Albacete. Así, el precio de la leche no destinada a la figura de calidad también ha bajado, en concreto desde los 0,0678 euros (11,28 pesetas) a los 0,0654 euros (10,88 pesetas).

Sin embargo, los datos de 2017 que indican un significativo incremento de la producción de leche de oveja en Castilla-La Mancha y la ausencia de contratos anuales con precios ya fijados en la mayoría de las operaciones hace que la incertidumbre se cierna sobre este mercado, lo que podría tener influencia en el resto del sector a partir del próximo verano.