Trufa-te, en Jaca, volvió a agotar sus 12 000 tapas

Un año más, Trufa-te volvió a agotar el pasado viernes, 8 de febrero, todas las tapas preparadas, unas 12 000 en esta nueva edición celebrada en el Palacio de Congresos de Jaca. Y todas ellas elaboradas con trufa de La Jacetania, que ya ha alcanzado el nivel de producción suficiente para abastecer a este masivo evento, doce kilos, además de los ocho que se vendieron al detalle en el espacio de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, cuyo presidente David Royo, destacó el auge de la truficultura en la provincia «que cada vez está más extendida en el territorio» superando ya las 1500 hectáreas en ocho comarcas altoaragonesas.

Tags: Trufa-te , Jaca

Fuente: Igastroaragon

El presidente de la Diputación de Huesca, organizadora del evento, Miguel Gracia, no quiso perderse la cita, destacandoque esta cita va más allá de la vertiente gastronómica porque «hace visible todo lo que hay detrás, que comienza por recuperar un producto autóctono de la provincia» y sigue iniciando un proceso hacia lo que ya es un revulsivo para muchos pueblos y economías «algo que se nota al conseguir este año que toda la trufa sea de plantaciones de la Jacetania».

Por su parte, el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, resaltó las sinergias entre agricultores, la hostelería y las propias administraciones que cierra el círculo del campo a la mesa «para popularizar este producto y como otro aliciente más para el turismo», donde se puede ver «la riqueza agroalimentaria de esta zona».

Un completo menú
Las once tapas, elaboradas con alimentos de la zona –ternera pirenaica, papada de Berdún, queso de Villanúa, pan de Santa Cilia– conformaban un auténtico menú.
En concreto se pudo degustar Café con leche trufado con churro de setas y trufa –El Molino de Larués–, Oreo de trufa –La Cocina casa de comidas–, Crema de cebolla de Fuentes trufada –Casa d’Ojalatero en Santa Cruz de la Serós–, Arroz cremoso de boletus trufado –El Rincón de la Catedral–, Yema sobre parmentier trufado, migas y láminas de buey –Hotel restaurante Oroel–, Amanece que no es poco, un brioche con queso y trufa –Restaurante Lilium–, Trufoi, foie y trufa –Bachimala–, Km 0, Arroz meloso de ternasco de Aragón, borrajas de Jaca y trufa –El Acebo–, Pan Bao relleno de confit de pato con salsa perigordini de trufa – Restaurante Cobarcho–, Hamburguesa Buyera servida a rimto de gaita –La Cadiera– y, de postre, Parfait de chocolate y trufa –Mesón Serrablo.