CHIL.org

chilorg

02/05/16

Andar en bicicleta en el DF: una tendencia saludable y ecológica

En algunas de las ciudades más importantes del mundo ya es una tendencia movilizarse mediante bicicletas, lo que beneficia no solo al medio ambiente, al evitar la emisión de gases producto de la combustión de la gasolina, sino también a nuestra salud física y mental.

Es sabido que el deporte libera endorfinas, hormonas que producen en nosotros la sensación de bienestar, y que cuanto mayor y de mejor calidad sea nuestra actividad física, mayor será la cantidad de estas endorfinas. A su vez estaremos fortaleciendo nuestros músculos y ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares, desarrollando nuestra resistencia y reforzando el sistema inmunológico, que nos protege de las enfermedades.

Lo más difícil de todo esto es que el ejercicio se convierta en una rutina, pero en muchas partes del mundo, la gente se transporta de su casa hacia el trabajo en bicicletas, de esta manera, además de tener un hábito constante, que puede ser diario o no, se evitan problemas típicos de las ciudades como los embotellamientos que nos pueden atrapar a cualquier hora, y pueden hacernos perder un valíoso tiempo.

Bicicleta

En el DF existe una propuesta perfecta para aquellos que ponen excusas para no realizar trayectos en bicicleta, alegando razones de espacio, u otras. El sistema ECOBICI, de la Ciudad de México, se trata de un emprendimiento que facilita a cualquier persona que lo necesite, realizar su desplazamiento en trayectos cortos dentro de la ciudad. Este sistema es una propuesta que apoya y favorece la ecología, y busca convertirse en ejemplo para otras ciudades, dando solución práctica y económica a problemas de transporte y ambiente que nos aquejan a todos los ciudadanos.

Este sistema fue el primero en su tipo implementado en una ciudad de América Latina, desde el año 2010, y ofrece a todos los defeños un medio de transporte eficaz y limpio.

Desde que el sistema ECOBICI se comenzó a implementar, este ha crecido en más de un 200%, y se prevé un crecimiento aún mayor para los próximos años. Más de 3600 bicicletas, repartidas en 275 estaciones en un radio de 21 km2, atestiguan lo positivo del sistema, y cada vez este se agranda más, para poder cubrir las necesidades de mayor cantidad de personas.

Al favorecer el transporte ecológico, se espera que cada vez más personas utilicen menos su vehículo en favor de las bicicletas, dando como resultado, no solo un ambiente más limpio sino una menor densidad y cantidad de embotellamientos en las calles de la ciudad.

Para ser usuario de este sistema solamente se deben presentar algunos requisitos, y pagar una accesible tarifa, para poder acceder al uso de esta red de bicicletas compartidas.

Mediante un sistema de tarjeta se puede acceder a utilizar la bicicleta, no sin antes comprobar su correcto funcionamiento, ya que puede ser cambiada por otra en caso contrario. Las bicicletas cuentan con luces delanteras y traseras, y son ligeras, ergonómicas y fáciles de usar, ideales para andar en entornos urbanos.

Una vez llegaste a destino, solo deberás devolver la bicicleta en una de las cicloestaciones disponibles más cercana, que mediante un sistema computarizado registrará los datos de la devolución.

Entre otras de las características del sistema, todos sus usuarios poseen seguro de accidentes, y el sistema puede ser utilizado de 06:00 am hasta las 00:30.