CHIL.org

RAIF: Fresa. Botritis, situación actual y previsiones.

Las condiciones en esta época del año son, desde el punto de vista climático, favorables para la podredumbre gris (Botrytis cinerea)  en fruto. La mayor o menor incidencia dependerá de varios factores, entre ellos: meteorología acontecida, variedades, densidad de plantación y estado de la cubierta del invernadero. Se aconseja, por tanto, prestar atención sobre esta enfermedad especialmente en periodos de lluvia, elevada humedad relativa y temperaturas suaves, teniendo en cuenta que existen variedades más susceptibles que otras, que una densidad de plantación elevada perjudica la aireación de las plantas y que una cubierta de plástico que no gestione correctamente la luz puede provocar un crecimiento excesivo del follaje con el consiguiente aumento de la humedad relativa en el entorno de frutos y flores.

Situación actual: El aumento de las temperaturas medias en febrero respecto al mes de enero, junto a los frecuentes días con precipitaciones, está ocasionando la aparición de daños de podredumbre gris en un número cada vez mayor de parcelas de muestreo, alcanzándose a mediados de febrero en torno a un 75% de parcelas con presencia. Sin embargo, y debido, principalmente, a que las temperaturas máximas no están alcanzando valores tan elevados como los alcanzados hace un año por esta época, los niveles de ataque están siendo leves en la mayoría de las parcelas. La fructificación y maduración del cultivo marcha a un ritmo más lento, pudiéndose retirar a tiempo aquellos frutos afectados durante la recolección. Grosso modo, en torno a un 12% de las parcelas registran valores de ataque moderados, registrando niveles altos en torno a un 1’5%.

Previsión meteorológica: Para los próximos días, del 21 al 26 de febrero, se prevén cielos con intervalos nubosos, baja probabilidad de precipitaciones y temperaturas máximas en torno a los 20ºC. Condiciones que mantienen el riesgo de desarrollo de botritis tras las últimas precipitaciones acaecidas.

Finalmente, señalar que esta enfermedad suele iniciarse en la zona de contacto del cáliz y el fruto, por lo que una buena ventilación de los túneles, junto con la retirada de frutos afectados de la parcela, son medidas que disminuyen el riesgo de desarrollo de esta enfermedad y su inóculo. Especial atención a pétalos pegados en los frutitos donde se puede iniciar la infección, en este caso el soplado de los lomos es una técnica beneficiosa que además disminuye la malformación de frutos.

Más información aquí.